2017

Es inevitable hacer un recuento de los daños, aunque sea por un breve momento, al en el último día del año. Ya sea al despertar, durante el regaderazo, al ir por una caguama a la esquina o durante los créditos de la serie que se este viendo.

Durante algunos años viví haciendo malabares con mi vida, sin realmente tener un rumbo claro, incluso en mi mejor momento de estabilidad me enfoque en el corto plazo que no planee y construí sobre arenas movedizas. Este 2017 todo se vino abajo, y como fichas de dominó hizo falta un pequeño error que trajó consigo un reverendo desmadre.

Screenshot_2017-04-23-20-34-33

Estupidez mia y situaciones de la vida llevaron a mi “estabilidad” económica se fuera al traste, perdí amigos otra vez, mi situación sentimental básicamente “crash & burn”, personas en quien confiaba me dieron la espalda cuando mas los necesitaba, me sentía solo y olvidado.

Sin tener con quien desahogarme sin ser juzgado, o sintiendo menos de lo que ya me sentía, llegué a consumir demasiado alcohol para poder dormir, minimizar las estúpidas pesadillas que me hacían despertar a media noche.

Tenía pánico por despertar al día siguiente, veía todos los caminos bloqueados, con miedo de tomar decisiones y cargar con nuevos errores; y justo cuando creía no podía estar peor… me despiden del trabajo.

Sólo, sin saber que hacer, con una deuda estúpida, sin tener con quien contar era momento de tomar una decisión; dejar de aferrarme y simplemente dejarme caer, o saltar y construir mis alas camino al abismo.

Es entonces que encontré manos amigas donde menos las esperaba, toque base con mi cabeza y corazón, calculé los riesgos y tomé las decisiones que mejor impactarían en el mediano plazo. En el transcurso mi corazón dejó de dictar todos los movimientos, y casi seguro perdí lo que mas quería, tenía que soltar algo para empezar a construir las alas con la esperanza de hacerlo lo más rápido para no darme en la madre y esperando no muy tarde para alcanzarle nuevamente.

IMG_0686[1]

No todo fue malo, de lo contrario no hubiera llegado al 31 como me encuentro ahorita; tuve momentos increibles me hicieron valorar lo que tenía, y sentir lo que podía tener, lo que había perdido. Otro año que voy a la playa, me rencontré con amistades, grité goles de visita, compartí series de Netflix, asistí a conciertos poca madre, viaje y conocí nuevas personas. A todos ellos, gracias por mantener este barril a flote.

Hoy estoy lejos de estar bien, aún queda un camino difícil por recorrer en este 2018 donde tendré que recuperar la paz mental, los amigos olvidados, lo que tuve que soltar y sobre todo la confianza en mi mismo. No es un reto fácil dejar atrás vicios de años, menos cuando sigo malabareando con mi vida, no puedo descuidarme pero aunque llegue una nueva tormenta (que seguro pasará) hoy estoy preparado y convencido de dar el Do de pecho que por pendejo he tardado una eternidad en darlo.

“Soy como todos ustedes, pago renta, luz, agua, vivo muy bien pero vivo al día, me da gripa y tos, bebo porque es mi deporte favorito, escribo porque solo así me curo, soy necio por que así es mi naturaleza y estoy solo porque no me gusta que nadie ponga orden en mi desorden”

Happix

Follow me Fox!

Anuncios

Un pensamiento en “2017

  1. Mi estimado Hapits, te mando un fuerte abrazo hermano. Este 2018 la vamos a romper ya verás!!
    Te veo en la cancha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s